Santos Cosme y Damián

Cuando el papa Félix IV (526-530) tomó la audaz iniciativa de introducir el culto cristiano en pleno Foro romano - transformando en templo un antiguo edificio - creyó que no podía hacer cosa mejor para que su decisión resultara popular que dedicar la nueva basílica a los Santos Cosme y Damián, cuyo culto se había extendido por todas las riberas mediterráneas. ¿Hay, por lo demás, alguna otra noticia acerca de estos dos mártires de Cyro, junto al Alepo?.

Nada, fuera de sus nombres y del fervor del culto que los rodea. Hasta tal punto florecían los milagros sobre sus tumbas que su leyenda nos los presenta como médicos, que desempeñaban su profesión gratuitamente. Para quien peregrina a Roma, permanecen en el recuerdo, gracias al mosaico absidial de su basílica, como las dos admirables figuras que ofrecen, bajo Pedro y Pablo, sus coronas a Cristo que se adentra por un camino de gloria; los mediadores de gracia, en los que el pueblo puede depositar siempre su esperanza - spes salutis - como reza la inscripción del siglo VI. Dentro del formulario de la Misa, llama la atención la oración sobre las ofrendas, que es propia de los Santos Cosme y Damián: hace hincapié en la relación que media entre el martirio cristiano y el sacrificio de Cristo, el «testigo fiel» (Ap 1, 5): «Te ofrecemos, Señor, el mismo sacrificio de la Cruz, fundamento y modelo de todo martirio».

Algunos santos han sido venerados durante casi toda la historia de la cristiandad, pese a que prácticamente no se conozca nada acerca de ellos. Cosme y Damián son dos de esos misteriosos héroes de la fe. Lo único que sabemos de seguro es que sus nombres están registrados en la Oración Eucarística de la Misa. La leyenda, sin embargo, sostiene que fueron hermanos gemelos que practicaron la medicina en Siria. Médicos competentes, fueron llamados los desadinerados, pues no cobraban por sus servicios. Quizá ese simple milagro sea suficiente para mantener su recuerdo durante más de seiscientos años.

Aniversario de la Muerte del Padre Juan Buj

Aprobada ya la Congregación (1898), los años que van a seguir en el generalato de M. Pabla, van a ser ante todo de consolidación y, en este sentido, va a ser muy importante la ayuda que le va a prestar el P. Juan Buj, por su influjo en la formación de las Hermanas en los treinta y nueve años que fue Director espiritual del Noviciado, a las que marcó con un sello indeleble, ya que durante mucho tiempo, fue éste el único noviciado que la Congregación tenía abierto.

 

Tuvo el acierto de recoger el espíritu congregacional y darle solidez teológica, nueva expresión y profundidad a nuestra espiritualidad cristocéntrica, centrada en las dimensiones vividas desde los primeros tiempos: la Eucaristía, el Sagrado Corazón de Jesús y el misterio de la Cruz, tres signos que expresan con profundo realismo el amor inmenso con que Dios ha amado y ama al hombre, y que hoy y siempre está llamada a encarnar y hacer presente la Hermana de la Caridad de Santa Ana. No en vano el P. Juan repetía una y otra vez que, se unió a la Congregación como el sello a la carta.

Su pedagogía en la transmisión de los contenidos y del mensaje que quería dar, era peculiar, como todo su magisterio, tanto en sus charlas, como en los retiros y ejercicios espirituales, y no menos en la dirección espiritual, breve pero incisiva. Hna. María de Llona, que tantos años le trató, decía que nunca se repetía. El estilo era evangélico... como una conversación elevada sobre temas cuidadosamente escogidos... poniendo al alcance de las menos instruidas las más transcendentales y capitales cuestiones sobre la oración, nuestra deificación, etc. Y repetía a las novicias: "Que el perfume de vuestra vida sólo lo perciba el Amado... No queráis brillar. Esconderos", al unísono con lo que M. Pabla repetía: "Que por el ruido nadie sepa que existimos". Trabajó y se entregó con total generosidad y de común acuerdo con M. General. En muchos momentos, y ya próxima a su muerte, M. Pabla insistía que no olvidásemos nunca lo que el P. Juan Buj había trabajado por la Congregación y el desinterés con que lo había hecho. Uno de sus amigos decía: "Lo que inmortalizará a D. Juan no es... sus triunfos en la cátedra sagrada... ni el Eco de la Cruz, será el Noviciado de Santa Ana, su labor formidable con las novicias".

¿Qué rasgos se destacaban más en él? Gran talento y atractivo personal, de intuición asombrosa, sencillo, ecuánime y alegre, muy expresivo y simpático en el trato, visión clara de las personas y del ambiente que le rodeaba. Tenaz, emprendedor, arriesgado...

Como enamorado de la Eucaristía, se implicó de manera especial en los problemas sociales de su tiempo. Supo hacer eucaristía de la vida y se acercó allí donde el mal y la injusticia estaban para superarlos. Conectó maravillosamente con el mundo obrero y con los intelectuales y gente pudiente, a quienes formó en la doctrina social de la Iglesia y en el compromiso social y político...

Hombre de Dios, dejó en todo la huella de Dios.

- Hna. Mª Luisa Ferrero Arner, "Y la Semilla dio Fruto II. Historia de la Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana", págs. 21-22 -

  • Comparte:

septiembre 2022

Día 1 Santa Teresa M. Redi Italia
Día 2 San Antolín
Día 3 San Gregorio Magno
Día 4 San Moisés
Día 5 Santa Teresa de Calcuta
Día 6 San Eleuterio
Día 7 Santa Regina
Día 8 Nacimiento de la Virgen María
Día 9 San Pedro Claver
Día 10 San Nicolás de Tolentino
Día 11 San Paciente Francia
Día 12 San Guido
Día 13 San Juan Crisóstomo
Día 14 Exaltación de la Cruz
Día 15 Nuestra Señora de los Dolores
Día 16 Santos Cornelio y Cipriano
Día 17 San Pedro Arbués España
Día 18 San José Cupertino
Día 19 San Jenaro
Día 20 San Andrés Kin y compañeros mártires
Día 21 San Mateo
Día 22 San Mauricio
Día 23 San Lino
Día 24 Nuestra Señora de la Merced
Día 25 San Cleofás
Día 26 Santos Cosme y Damián
Día 26 Aniversario de la Muerte del Padre Juan Buj
Día 27 San Vicente de Paúl
Día 28 San Lorenzo Ruiz y compañeros mártires Filipinas
Día 29 San Miguel. S. Gabriel y S. Rafael
Día 30 San Jerónimo

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar