San Bernardino de Siena

  • Italia

San Bernardino nace en Siena en 1380. Hijo de noble familia, quedó muy pronto huérfano. Tuvo buenos maestros y una vasta formación. Pero fue la Virgen María la que sobre todo lo tomó desde niño bajo su protección.

"Nací en el natalicio de Nuestra Señora. En la misma festividad entré en el convento, vestí el hábito franciscano, hice los votos, celebré la primera Misa y prediqué el primer sermón. Ella me llevará a la gloria".

En 1400 el azote de la peste llegó a Siena. Hasta veinte personas al día morían en el hospital local. A esta sima de la muerte llegó un grupo de jóvenes conducidos por Bernardino Albizeschi. Durante cuatro meses, Bernardino y sus seguidores cuidaron de los moribundos. Aunque muchos de sus compañeros murieron, Bernardino escapó a la enfermedad, aunque cayó víctima de una fiebre que le incapacitó durante varios meses. Tan pronto como se había recuperado, una tía favorita suya quedó ciega y postrada en cama. Se dedicó a su atento cuidado hasta que murió, catorce meses más tarde. Sólo entonces quedó libre Bernardino para entrar en los franciscanos y convertirse en uno de sus más famosos predicadores.

EI mismo año en que moría el dominico Vicente Ferrer en Vannes (1419), él comenzaba en Milán su carrera apostólica como predicador. Contaba por aquel entonces treinta y nueve años. La guerra asolaba a Europa, y la Iglesia apenas si surgía del gran cisma de Occidente (1471). En medio de este mundo desgarrado fue donde Bernardino iba a hacer oír: no ya el anuncio de los cataclismos postreros — como Vicente Ferrer —, sino el llamamiento misericordioso del amor divino.

Se le vio pasar de Sena a Florencia y Milán, bajar hacía la Umbría y la Marca de Ancona, caminando tan pronto a pie como montado sobre un asno. El pueblo de Roma se congregaba para oírle. Y, con el fin de hablar a las multitudes en un lenguaje que les resultara comprensible, predicaba la salvación en el Nombre de Jesús, cuyo anagrama JHS (Jesús Hombre Salvador) inscribía en las paredes y frontones de los edificios públicos.

El papa Martín V se alarmó con esto hasta el punto de pensar en una posible superstición, mas el fervor del apóstol se impuso a todos.

Lo suyo era recorrer pueblos y ciudades, levantando fervores y encendiendo los corazones en el amor a Jesús y a la Señora.

Le siguen llamando de todas partes y a todos los sitios acude sin tomarse descanso alguno. En esta vida peregrinante le sorprende la muerte, exhausto ya de fuerzas, en la ciudad de Aquila, camino de Nápoles. Era el 20 de mayo de 1444, víspera de la Ascensión del Señor a los cielos.

  • Comparte:

mayo 2022

Día 1 San José Obrero, fiesta del trabajador
Día 2 San Atanasio
Día 3 Santos Felipe y Santiago, Apóstoles
Día 4 San José María Rubio España
Día 5 S. Angel de Sicilia
Día 6 Santo Domingo Savio Italia
Día 7 San Estanislao de Cracovia
Día 8 Nuestra Señora de los Desamparados España
Día 9 San Gregorio Ostiense
Día 10 San Juan de Ávila España
Día 11 San Máyolo
Día 12 Santo Domingo de la Calzada España
Día 13 Nuestra Señora de Fátima
Día 14 San Matías
Día 15 San Isidro Labrador España
Día 16 S. Simon Stock Inglaterra
Día 17 S. Pascual Bailón
Día 18 Santa Rafaela Mª. del Sagrado Corazón España
Día 19 San Pedro -Celestino V Italia
Día 20 San Bernardino de Siena Italia
Día 21 San Cristóbal Magallanes México
Día 22 Santa Joaquina Vedruna España
Día 23 San Juan Bautista Rossi
Día 24 María Auxiliadora
Día 25 San Beda el Venerable Inglaterra
Día 25 Santa Vicenta María López y Vicuña España
Día 26 San Felipe Neri Italia
Día 27 San Agustín de Canterbury Inglaterra
Día 28 San Germán Francia
Día 29 San Máximo Francia
Día 30 Fernando III el Santo España
Día 31 La Visitación de María a Isabel

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar