inicio
presentación
contacto
AGENDA
No te pierdas nada de lo que organizamos...
VIDEOS
"Fundación Juan Bonal" Videos...
PROYECTOS
"Fundación Juan Bonal" Proyectos...
RECURSOS
Todo lo que necesitas para descargar...
FORO
Participa online en el foro y comunícate...
NUESTRA MISIÓN EN IMÁGENES
Galería de fotografías, archivo gráfico...
COMUNIDADES
Nuestras comunidades, galería fotográficas...
ACTIVIDADES
Acciones en colegios, hospitales...
FUNDADORES
Cuando empezó todo, nuestra historia...
CONGREGACIÓN
Quiénes somos, dónde estamos trabajando...
CASAS DE ESPIRITUALIDAD
Las instalaciones, actividades...
BOLETÍN
Información puntual y en tu buzón de correo...
HOY ES
Celebramos cada día, el santoral completo...
CUMPLEAÑOS
Felicitamos a cada hna. en su día...
padrinos.org
HERMANAS DE LA CARIDAD DE SANTA ANA
Calle Madre Rafols, 13
50004 Zaragoza
976 43 54 22
caridadstana.gen@confer.es
Política de privacidad
  Estás en... hoy es el día de...
domingo, 21 de octubre de 2018 
Próximamente...

Domingo 24 Tiempo ordinario – B (Marcos 8,27-35)
FECHA     16/09/2018
PAÍS     
Domingo 24 Tiempo ordinario – B (Marcos 8,27-35)
Evangelio del 16 / Sept / 2018
TOMAR EN SERIO
A JESÚS
El episodio de Cesarea de Filipo ocupa un lugar central en el evangelio de Marcos. Después de un tiempo de convivir con él, Jesús hace a sus discípulos una pregunta decisiva: «¿Quién decís que soy yo?». En nombre de todos, Pedro le contesta sin dudar: «Tú eres el Mesías». Por fin parece que todo está claro. Jesús es el Mesías enviado por Dios, y los discípulos lo siguen para colaborar con él.
Pero Jesús sabe que no es así. Todavía les falta aprender algo muy importante. Es fácil confesar a Jesús con palabras, pero todavía no saben lo que significa seguirlo de cerca compartiendo su proyecto y su destino. Marcos dice que Jesús «empezó a enseñarles» que debía sufrir mucho. No es una enseñanza más, sino algo fundamental que los discípulos tendrán que ir asimilando poco a poco.
Desde el principio les habla «con toda claridad». No les quiere ocultar nada. Tienen que saber que el sufrimiento los acompañará siempre en su tarea de abrir caminos al reino de Dios. Al final será condenado por los dirigentes religiosos y morirá ejecutado violentamente. Solo al resucitar se verá que Dios está con él.
Pedro se rebela ante lo que está oyendo. Su reacción es increíble. Toma a Jesús consigo y se lo lleva aparte para «increparlo». Había sido el primero en confesarlo como Mesías. Ahora es el primero en rechazarlo. Quiere hacer ver a Jesús que lo que está diciendo es absurdo. No está dispuesto a que siga ese camino. Jesús ha de cambiar esa manera de pensar.
Jesús reacciona con una dureza desconocida. De pronto ve en Pedro los rasgos de Satanás, el tentador del desierto que busca apartarlo de la voluntad de Dios. Se vuelve de cara a los discípulos y «reprende» literalmente a Pedro con estas palabras: «Ponte detrás de mí, Satanás»: vuelve a ocupar tu puesto de discípulo. Deja de tentarme. «Tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres».
Luego llama a la gente y a sus discípulos para que escuchen bien sus palabras. Las repetirá en diversas ocasiones. No han de olvidarlas jamás. «Si alguno quiere venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga».
Seguir a Jesús no es obligatorio. Es una decisión libre de cada uno. Pero hemos de tomar en serio a Jesús. No bastan confesiones fáciles. Si queremos seguirlo en su tarea apasionante de hacer un mundo más humano, digno y dichoso, hemos de estar dispuestos a dos cosas. Primero, renunciar a proyectos o planes que se oponen al reino de Dios. Segundo, aceptar los sufrimientos que nos pueden llegar por seguir a Jesús e identificarnos con su causa.
José Antonio Pagola
Santos Cornelio y Cipriano
FECHA     16/09/2018
PAÍS     
San Cipriano, obispo de Cartago, fue decapitado el 14 de septiembre del 258. Refugiado desde hacía algún tiempo en el campo, había regresado a Cartago para sufrir el martirio puesto que, como escribía, «conviene que sea en la ciudad, al frente de cuya Iglesia se halla, donde el obispo confiese al Señor para que de este modo la irradiación de su confesión represente la de todo el pueblo». Le acompañó una gran muchedumbre hasta el lugar de la ejecución, y su muerte revistió toda la majestuosidad de una solemne liturgia. Cipriano es el modelo ideal del obispo católico. Como cabeza de una comunidad, para quien la Iglesia es «un pueblo que forma una única cosa con su sacerdote», se halló siempre en la brecha para sostener los ánimos que desfallecían, para animar a los hermanos condenados a las minas o al destierro y para reconciliar a los caídos; llevaba consigo, al igual que San Pablo, el cuidado de todas las Iglesias y la obsesión de su unidad. Más tarde, cuando le llegó el momento, acogió su condena a muerte con un vibrante: ¡Deo gratias!.
Cipriano estaba unido por los lazos de la amistad con el papa Cornelio que murió algunos años antes desterrado en Civitavecchia, tras un breve pontificado (250-253): «En caso de que Dios le haga a uno de nosotros la gracia de que muera pronto - había escrito Cipriano a Cornelio - que nuestra amistad continúe junto al Señor». Al no separar el recuerdo de ambos, la Iglesia perpetúa la memoria de semejante amistad.
En tiempo de las persecuciones romanas, algunos cristianos primitivos renunciaron a su fe. Muchos de nosotros, teniendo que escoger entre los leones y un juramento al emperador, habríamos hecho lo mismo. Sin embargo, cuando las persecuciones finalizaron, algunos que habían abandonado la Iglesia quisieron volver.
Algunos cargos de la Iglesia creían que cualquier que hubiera negado la fe estaba de mala suerte. Si te sales una vez, es para siempre, sostenían. Otros creían que a quienes habían abandonado se les debía permitir volver, aunque sólo tras ardua penitencia. Aún había otros que creían que debía acogerse de vuelta a todo el mundo sin hacer preguntas.
San Cornelio fue Papa durante este periodo de gran controversia. Las cosas se caldearon tanto finalmente que convino un sínodo, el cual determinó que quienes habían saltado del barco, por así decirlo, podrían volver a bordo a través de los medios usuales del sacramento de la penitencia.
La única cosa capaz de separamos del amor de Dios es nuestra propia obstinación y nuestro rehúse a pedir perdón.
Día internacional para la Protección de la Capa de Ozono
FECHA     16/09/2018
PAÍS     
No basta con mirar hacia el cielo para localizar el hueco o agujero en la capa de ozono, una amenaza invisible. Este problema, producido por la alteración en las condiciones medioambientales de la Tierra, es uno de los más graves que confronta la humanidad.

El hueco no es en realidad un agujero. Se trata más bien de un adelgazamiento de la capa de ozono que envuelve todo nuestro planeta y tiene la virtud de filtrar las radiaciones ultravioleta. Ese adelgazamiento se produce con mayor insistencia sobre el extremo sur de la Tierra.

Cuando el filtro está en mal estado, las radiaciones llegan con más poder hasta la superficie terrestre y podrían causar alteraciones biológicas que aún están bajo estudio. En el caso de los seres humanos y algunas especies de fauna se habla de problemas a la vista y quemaduras excesivas.

El agujero de ozono tiene forma ovalada y su centro está ubicado a unos 900 kilómetros del polo sur. El fenómeno alcanza sus dimensiones máximas durante la primavera austral, entre septiembre y diciembre, cuando incluso afecta a los habitantes de ciudades sureñas como la chilena Punta Arenas.

Los estudiosos del fenómeno aseguran que sus dimensiones máximas rondan los 24 millones de kilómetros cuadrados, pero ha llegado a 27 millones.

La existencia de este agujero fue insinuada por investigaciones desde los años 70. A mediados de los 80 los países ya habían suscrito una Convención de Viena para la protección de la Capa de Ozono, y en 1987 se propuso a todas las naciones suscribir el Protocolo de Montreal.

Este Protocolo establece la reducción en las emisiones de los gases clorofluorocarbonos que provocan reacciones dañinas para la capa de ozono. Esos gases están presentes en la vida diaria: por ejemplo, sirven para bajar las temperaturas en los refrigeradores, o para fabricar aerosoles.

La magnitud del problema no es ajena a Internet, donde proliferan sitios dedicados al agujero en la capa de ozono. Desde los que explican el fenómeno en palabras sencillas hasta los que presentan documentos oficiales o estudios científicos, o imágenes altamente tecnológicas sobre la situación allá arriba, en el cielo.

  SEPTIEMBRE
  Día 1 Santa Teresa M. Redi  
  Día 2 San Antolín  
  Día 2 Domingo 22 Tiempo ordinario – B (Marcos 7,1-8.14-15.21-23)  
  Día 3 San Gregorio Magno  
  Día 4 San Moisés  
  Día 5 Beata Teresa de Calcuta  
  Día 6 San Eleuterio  
  Día 7 Santa Regina  
  Día 8 Día internacional de la alfabetización  
  Día 8 Nacimiento de la Virgen María  
  Día 9 Domingo 23 Tiempo ordinario – B (Marcos 7,31-37)  
  Día 9 San Pedro Claver  
  Día 10 San Nicolás de Tolentino  
  Día 11 San Paciente  
  Día 12 San Guido  
  Día 13 San Juan Crisóstomo  
  Día 14 Exaltación de la Cruz  
  Día 15 Nuestra Señora de los Dolores  
  Día 16 Domingo 24 Tiempo ordinario – B (Marcos 8,27-35)  
  Día 16 Santos Cornelio y Cipriano  
  Día 16 Día internacional para la Protección de la Capa de Ozono  
  Día 17 San Pedro Arbués  
  Día 18 San José Cupertino  
  Día 19 San Jenaro  
  Día 20 Domingo 26 Tiempo ordinario – B (Marcos 9,38-43.45.47-48)  
  Día 20 San Andrés Kin y compañeros mártires  
  Día 21 Día Internacional de la Paz  
  Día 21 San Mateo  
  Día 22 San Mauricio  
  Día 23 San Lino  
  Día 23 Domingo 25 Tiempo ordinario – B (Marcos 9,30-37)  
  Día 24 Nuestra Señora de la Merced  
  Día 25 San Cleofás  
  Día 26 Santos Cosme y Damián  
  Día 26 Aniversario de la Muerte del Padre Juan Buj  
  Día 27 San Vicente de Paúl  
  Día 28 San Lorenzo Ruiz y compañeros mártires  
  Día 29 San Miguel. S. Gabriel y S. Rafael  
  Día 30 San Jerónimo  
 Este mes además...
2018 ~ septiembre
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
<<Anterior  --  Siguiente >>
Desarrollado por 3emultimedia ® 2011