inicio
presentación
contacto
AGENDA
No te pierdas nada de lo que organizamos...
VIDEOS
"Fundación Juan Bonal" Videos...
PROYECTOS
"Fundación Juan Bonal" Proyectos...
RECURSOS
Todo lo que necesitas para descargar...
FORO
Participa online en el foro y comunícate...
NUESTRA MISIÓN EN IMÁGENES
Galería de fotografías, archivo gráfico...
COMUNIDADES
Nuestras comunidades, galería fotográficas...
ACTIVIDADES
Acciones en colegios, hospitales...
FUNDADORES
Cuando empezó todo, nuestra historia...
CONGREGACIÓN
Quiénes somos, dónde estamos trabajando...
CASAS DE ESPIRITUALIDAD
Las instalaciones, actividades...
BOLETÍN
Información puntual y en tu buzón de correo...
HOY ES
Celebramos cada día, el santoral completo...
CUMPLEAÑOS
Felicitamos a cada hna. en su día...
padrinos.org
HERMANAS DE LA CARIDAD DE SANTA ANA
Calle Madre Rafols, 13
50004 Zaragoza
976 43 54 22
caridadstana.gen@confer.es
Política de privacidad
  Estás en... hoy es el día de...
lunes, 10 de diciembre de 2018 
Próximamente...

Domingo 10 Tiempo ordinario – B (Marcos 3,20-35)
FECHA     10/06/2018
PAÍS     
¿QUÉ ES MÁS SANO?
La cultura moderna exalta el valor de la salud física y mental, y dedica toda clase de esfuerzos para prevenir y combatir las enfermedades. Pero, al mismo tiempo, estamos construyendo entre todos una sociedad donde no es fácil vivir de modo sano.
Nunca ha estado la vida tan amenazada por el desequilibrio ecológico, la contaminación, el estrés o la depresión. Por otra parte, venimos fomentando un estilo de vida donde la falta de sentido, la carencia de valores, un cierto tipo de consumismo, la trivialización del sexo, la incomunicación y tantas otras frustraciones impiden a las personas crecer de manera sana.
Ya S. Freud, en su obra El malestar en la cultura, consideró la posibilidad de que una sociedad esté enferma en su conjunto y pueda padecer neurosis colectivas de las que tal vez pocos individuos sean conscientes. Puede incluso suceder que dentro de una sociedad enferma se considere precisamente enfermos a aquellos que están más sanos.
Algo de esto sucede con Jesús, de quien sus familiares piensan que «no está en sus cabales», mientras los letrados venidos de Jerusalén consideran que «tiene dentro a Belzebú».
En cualquier caso, hemos de afirmar que una sociedad es sana en la medida en que favorece el desarrollo sano de las personas. Cuando, por el contrario, las conduce a su vaciamiento interior, la fragmentación, la cosificación o disolución como seres humanos, hemos de decir que esa sociedad es, al menos en parte, patógena.
Por eso hemos de ser lo suficientemente lúcidos como para preguntarnos si no estamos cayendo en neurosis colectivas y conductas poco sanas sin apenas ser conscientes de ello.
¿Qué es más sano, dejarnos arrastrar por una vida de confort, comodidad y exceso que aletarga el espíritu y disminuye la creatividad de las personas o vivir de modo sobrio y moderado, sin caer en «la patología de la abundancia»?
¿Qué es más sano, seguir funcionando como «objetos» que giran por la vida sin sentido, reduciéndola a un «sistema de deseos y satisfacciones», o construir la existencia día a día dándole un sentido último desde la fe? No olvidemos que Carl G. Jung se atrevió a considerar la neurosis como «el sufrimiento del alma que no ha encontrado su sentido».
¿Qué es más sano, llenar la vida de cosas, productos de moda, vestidos, bebidas, revistas y televisión o cuidar las necesidades más hondas y entrañables del ser humano en la relación de la pareja, en el hogar y en la convivencia social?
¿Qué es más sano, reprimir la dimensión religiosa vaciando de trascendencia nuestra vida o vivir desde una actitud de confianza en ese Dios «amigo de la vida» que solo quiere y busca la plenitud del ser humano?
José Antonio Pagola
Santa Margarita de Escocia
FECHA     10/06/2018
PAÍS     
Santa Margarita, reina de Escocia, nació el año 1045 en Hungría, de estirpe regia, por parte de padre y de madre. Descendiente también de santos. Ella une las sangres reales de Hungría, Inglaterra y Escocia.
Era de naturaleza bondadosa, inteligente, caritativa y piadosa. Resalta sobre todo: su gran caridad para con los necesitados. Era muy observadora y trataba de seguir el consejo de San Pablo "examinar todas las cosas y quedarse con lo bueno". A su alrededor ciertamente que hubo mucho de bueno, pero tampoco le faltaron pruebas y dificultades.
Hija del príncipe Eduardo de Ultramar y de Águeda que era nieta, esposa y madre de reyes. Sus padres, muy buenos cristianos, la educaron según correspondía a su estirpe regia y en los principios de la doctrina de Jesucristo. La reina santa de los escoceses pertenecía a la familia real inglesa, su madre era alemana y ella nació en Hungría, en el destierro de su padre, el rey Eduardo.
Siendo niña todavía, hacia los doce años - quizá por el 1055 - pasó a Inglaterra, en cuya corte continuó recibiendo esmerada educación, ya que aquellos reyes eran igualmente ejemplares y cristianos. Era rey de Inglaterra su santo tío Eduardo, llamado "el Confesor", que murió el 1066. Poco antes murió su mismo padre el príncipe Eduardo de Ultramar. La pobre Margarita debe sufrir enormemente ante estas pérdidas de seres tan queridos. La Providencia va madurando su espíritu para cuando lleguen pruebas más fuertes todavía.
Apenas es coronado como rey de Inglaterra su hermano Edgardo, sobrevino la invasión del normando Guillermo el Conquistador que destronó al joven rey en 1066, después de la batalla de Hastings. La familia real, sufre toda clase de vejaciones. La madre, Águeda, toma a sus tres hijos: Edgardo, Margarita y Cristina, y huye en una embarcación hacia el Continente. No sabemos si fueron empujados por una tormenta, lo cierto es que dieron con las costas de Escocia y pidieron ayuda al monarca Malcom III, rey de Escocia, quien no tardaría en casarse con la joven Margarita.
Ésta fue una unión «llena de luz y sombras», según un biógrafo, tuvieron seis hijos y dos hijas, y en la corte más bien bárbara del soberano escocés, cazador y guerrero, violento y primitivo, la vida de Margarita distó de ser fácil. Aportaba al regio hogar, una cultura, un sentido político y un amor que le granjearon la admiración de su esposo. Este, que no sabía leer, besaba con respeto los libros de devoción de Margarita. No tardó ésta en ejercer un influjo preponderante en los negocios públicos. Se aprovechó de ello para extirpar algunos abusos que se habían introducido en la vida religiosa del pueblo y para restaurar las relaciones entre Escocia y la Sede apostólica.
Sabemos de su perseverante esfuerzo por civilizar aquella Escocia ruda y aislada: desde una relativa urbanidad en la mesa y usos más refinados en el adorno del palacio, hasta la dulcificación de las costumbres, la piedad y la generosa limosna como hechos habituales, y la nueva abadía de Dunfermline, al norte del estuario del Forth, donde vivían los reyes, dedicada a la Santísima Trinidad.
El Señor otorgó a estos dos esposos la gracia de no sentirse separados por la muerte. Llevaba seis meses enferma la reina Margarita en Edimburgo cuando, el 13 de noviembre de 1093 el rey Malcom y su primogénito murieron en Alnwick durante una expedición bélica. Tuvo la reina el tiempo justo para enterarse de la noticia y seguidamente falleció rezando la oración de preparación para la comunión, era el 16 de noviembre de 1093.
Recibió sepultura en la abadía que había fundado y cuyas ruinas todavía hoy recuerdan a la santa patrona de Escocia. Santa a pesar de la ausencia de milagros comprobados; su santidad estriba en convertir la vida cotidiana de esposa, madre y reina en un abnegado servicio, tenaz y sonriente, a Dios y a los que la rodeaban sin que nadie advirtiera nada espectacular, como si aquello fuera lo más natural y sencillo.
  JUNIO
  Día 1 San Justino  
  Día 2 San Marcelino y San Pedro  
  Día 3 Cuerpo y Sangre de Cristo – B (Marcos 14,12-16.22-26)  
  Día 3 San Carlos Luanga y compañeros Mártires de Uganda  
  Día 4 San Francisco (Ascanio) Caracciolo   
  Día 5 San Bonifacio  
  Día 6 San Marcelino Champagnat  
  Día 7 Beata Ana de San Bartolomé  
  Día 8 San Eutropio  
  Día 8 Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús  
  Día 9 Inmaculado Corazón de María  
  Día 9 San Efrén  
  Día 10 Domingo 10 Tiempo ordinario – B (Marcos 3,20-35)  
  Día 10 Santa Margarita de Escocia  
  Día 11 San Bernabé  
  Día 12 San León III  
  Día 13 San Antonio de Padua  
  Día 14 San Eliseo, profeta  
  Día 15 Santa María Micaela del Stmo. Sacramento  
  Día 16 Santa Lutgarda  
  Día 17 San Gregorio Barbarigo  
  Día 17 Domingo 11 Tiempo ordinario – B (Marcos 4,26-34)  
  Día 18 Santos Ciriaco y Paula  
  Día 19 San Romualdo  
  Día 20 San Silverio  
  Día 21 San Luis Gonzaga  
  Día 22 Santo Tomás Moro  
  Día 22 San Paulino de Nola  
  Día 23 San José Cafasso  
  Día 24 Nacimiento de San Juan Bautista  
  Día 24 Domingo 12 Tiempo ordinario – B (Marcos 4,35-41)  
  Día 25 San Guillermo de Vercelli  
  Día 26 San Pelayo  
  Día 26 José Mª Escrivá  
  Día 27 San Cirilo de Alejandría  
  Día 27 Nuestra Señora del Perpetuo Socorro  
  Día 28 San Ireneo  
  Día 29 San Pedro y San Pablo  
  Día 30 Protomártires de Roma  
 Este mes además...
2018 ~ junio
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30
<<Anterior  --  Siguiente >>
Desarrollado por 3emultimedia ® 2011