inicio
presentación
contacto
AGENDA
No te pierdas nada de lo que organizamos...
VIDEOS
"Fundación Juan Bonal" Videos...
PROYECTOS
"Fundación Juan Bonal" Proyectos...
RECURSOS
Todo lo que necesitas para descargar...
FORO
Participa online en el foro y comunícate...
NUESTRA MISIÓN EN IMÁGENES
Galería de fotografías, archivo gráfico...
COMUNIDADES
Nuestras comunidades, galería fotográficas...
ACTIVIDADES
Acciones en colegios, hospitales...
FUNDADORES
Cuando empezó todo, nuestra historia...
CONGREGACIÓN
Quiénes somos, dónde estamos trabajando...
CASAS DE ESPIRITUALIDAD
Las instalaciones, actividades...
BOLETÍN
Información puntual y en tu buzón de correo...
HOY ES
Celebramos cada día, el santoral completo...
CUMPLEAÑOS
Felicitamos a cada hna. en su día...
padrinos.org
HERMANAS DE LA CARIDAD DE SANTA ANA
Calle Madre Rafols, 13
50004 Zaragoza
976 43 54 22
caridadstana.gen@confer.es
Política de privacidad
  Estás en... hoy es el día de...
lunes, 16 de diciembre de 2019 
Próximamente...

Domingo de Resurrección – C (Jn 20,1-9)
FECHA     21/04/2019
PAÍS     
ENCONTRARNOS
CON EL RESUCITADO
Según el relato de Juan, María de Magdala es la primera que va al sepulcro, cuando todavía está oscuro, y descubre desconsolada que está vacío. Le falta Jesús. El Maestro que la había comprendido y curado. El Profeta al que había seguido fielmente hasta el final. ¿A quién seguirá ahora? Así se lamenta ante los discípulos: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Estas palabras de María podrían expresar la experiencia que viven hoy no pocos cristianos: ¿Qué hemos hecho de Jesús resucitado? ¿Quién se lo ha llevado? ¿Dónde lo hemos puesto? El Señor en quien creemos, ¿es un Cristo lleno de vida o un Cristo cuyo recuerdo se va apagando poco a poco en los corazones?
Es un error que busquemos «pruebas» para creer con más firmeza. No basta acudir al magisterio de la Iglesia. Es inútil indagar en las exposiciones de los teólogos. Para encontrarnos con el Resucitado, hemos de hacer ante todo un recorrido interior. Si no lo encontramos dentro de nosotros, no lo encontraremos en ninguna parte.
Juan describe, un poco más tarde, a María corriendo de una parte a otra para buscar alguna información. Pero cuando ve a Jesús, cegada por el dolor y las lágrimas, no logra reconocerlo. Piensa que es el encargado del huerto. Jesús solo le hace una pregunta: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿a quién buscas?».
Tal vez hemos de preguntarnos también nosotros algo semejante. ¿Por qué nuestra fe es a veces tan triste? ¿Cuál es la causa última de esa falta de alegría entre nosotros? ¿Qué buscamos los cristianos de hoy? ¿Qué añoramos? ¿Andamos buscando a un Jesús al que necesitamos sentir lleno de vida en nuestras comunidades?
Según el relato, Jesús está hablando con María, pero ella no sabe que es Jesús. Es entonces cuando Jesús la llama por su nombre, con la misma ternura que ponía en su voz cuando caminaban por Galilea: «¡María!». Ella se vuelve rápida: «Rabbuní, Maestro».
María se encuentra con el Resucitado cuando se siente llamada personalmente por él. Es así. Jesús se nos revela lleno de vida, cuando nos sentimos llamados por nuestro propio nombre y escuchamos la invitación que nos hace a cada uno. Es entonces cuando nuestra fe crece.
No reavivaremos nuestra fe en Cristo resucitado alimentándolo solo desde fuera. No nos encontraremos con él, si no buscamos el contacto interior con su persona. Es el amor a Jesús conocido por los evangelios y buscado personalmente en el fondo de nuestro corazón, el que mejor puede conducirnos al encuentro con el Resucitado.
José Antonio Pagola
San Anselmo
FECHA     21/04/2019
PAÍS     Italia
En los verdes prados del Piamonte y en la ciudad de Aosta nació este joven en 1034, en el seno de una familia que había depositado en él grandes ilusiones.
Hizo sus estudios con el monje Lanfranco. Y precisamente ante él hizo promesa de abrazar la vida religiosa. El padre quería que triunfara en el mundo y la madre, sin embargo, le enseñaba a contemplar el bello cielo azul como meta a la que debía llegar.
El padre, amante de fiestas y juergas lo llevaba consigo para disuadirle de la vocación. Anselmo sentía que aquello no le llenaba. Y meditaba en su interior así: El navío de mi corazón pierde el timón en cada fiesta y se deja llevar por las olas de la perdición.
A la muerte de su madre, profundamente creyente, se queda con su padre por poco tiempo. Tuvo que salir pitando para Francia a sus 27 años.
Llevaba las cuatro cosas elementales para vivir y un burro para el largo camino. Se dirigió a la abadía de los Benedictinos, en la que fue admitido. Se sentía feliz como ave que sale de una jaula.
Se entregó al estudio con asiduidad y esfuerzo. Al nombrar a su amigo y profesor Lanfranco arzobispo, Anselmo recibió el mandato de ser superior de la abadía. Puso todo tipo de resistencia para este cargo. Finalmente lo aceptó.
Su lema fue que todos los hermanos religiosos cumplieran su deber a la perfección. El, por su parte, los trataba con prudencia y amable tacto.
Como era inteligente, pasaba ratos y ratos leyendo y escribiendo libros. De esta manera, llegó a ser uno de los autores más leídos en la Iglesia.
Sus libros más famosos son "El Monologio y el Prosologio".
Debido a problemas en la iglesia de Canterbury, donde estaba Lanfranco, Anselmo aceptó ser el nuevo arzobispo.
El rey Guillermo, siguiendo una costumbre propia de los tiempos, quería nombrar a los obispos y dignatarios de la Iglesia. Anselmo se opuso con toda su firmeza. Mantuvo su carácter diplomático para evitar la ruptura del rey con Roma. Murió santamente en 1109. Es doctor de la Iglesia.
  ABRIL
  Día 1 San Nuño de Alvares  
  Día 2 San Francisco de Paula  
  Día 3 San Sixto I, Papa  
  Día 4 San Benito de Palermo  
  Día 5 San Vicente Ferrer  
  Día 6 San Celestino I  
  Día 7 San Juan Bautista de la Salle  
  Día 7 5 Cuaresma – C (Jn 8,1-11)  
  Día 8 San Dionisio de Corinto  
  Día 9 Santa Casilda de Toledo  
  Día 10 San Ezequiel  
  Día 11 Santa Gema de Galgani  
  Día 12 San Julio I, Papa  
  Día 13 San Hermenegildo  
  Día 14 Santa Liduvina  
  Día 14 Domingo de Ramos – C (Lc 22,14 – 23,56)  
  Día 15 San Telmo  
  Día 16 Santa Engracia  
  Día 17 Beato Bautista Mantuano  
  Día 18 Beata María de la Encarnación  
  Día 19 San Timón  
  Día 20 Santa Inés de Montepulciano  
  Día 21 Domingo de Resurrección – C (Jn 20,1-9)  
  Día 21 San Anselmo  
  Día 22 San Leónidas  
  Día 22 Día de la Tierra  
  Día 23 San Jorge  
  Día 24 San Benito Menni  
  Día 25 San Marcos  
  Día 26 San Isidoro de Sevilla  
  Día 27 Nuestra Señora de Montserrat  
  Día 28 San Luis María Griñón de Montfort  
  Día 28 2 Pascua – C (Jn 20,19-31)  
  Día 29 Santa Catalina de Siena  
  Día 30 San Pío V, papa  
 Este mes además...
2019 ~ abril
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30
<<Anterior  --  Siguiente >>
Desarrollado por 3emultimedia ® 2011