inicio
presentación
contacto
AGENDA
No te pierdas nada de lo que organizamos...
VIDEOS
"Fundación Juan Bonal" Videos...
PROYECTOS
"Fundación Juan Bonal" Proyectos...
RECURSOS
Todo lo que necesitas para descargar...
FORO
Participa online en el foro y comunícate...
NUESTRA MISIÓN EN IMÁGENES
Galería de fotografías, archivo gráfico...
COMUNIDADES
Nuestras comunidades, galería fotográficas...
ACTIVIDADES
Acciones en colegios, hospitales...
FUNDADORES
Cuando empezó todo, nuestra historia...
CONGREGACIÓN
Quiénes somos, dónde estamos trabajando...
CASAS DE ESPIRITUALIDAD
Las instalaciones, actividades...
BOLETÍN
Información puntual y en tu buzón de correo...
HOY ES
Celebramos cada día, el santoral completo...
CUMPLEAÑOS
Felicitamos a cada hna. en su día...
padrinos.org
HERMANAS DE LA CARIDAD DE SANTA ANA
Calle Madre Rafols, 13
50004 Zaragoza
976 43 54 22
caridadstana.gen@confer.es
Política de privacidad
  Estás en... hoy es el día de...
miércoles, 21 de agosto de 2019 
Próximamente...

El Cuerpo y la Sangre de Cristo – C (Lc 9,11-17)
FECHA     30/06/2019
PAÍS     
EN MEDIO
DE LA CRISIS
Muchas personas siguen sufriendo de muchas maneras crisis económica. No nos hemos de engañar. No podemos mirar a otro lado. En nuestro entorno más o menos cercano nos iremos encontrando con familias obligadas a vivir de la caridad, personas amenazadas de desahucio, vecinos golpeados por el paro, enfermos sin saber cómo resolver sus problemas de salud o medicación.
Nadie sabe muy bien cómo irá reaccionando la sociedad. En algunas familias podrá ir creciendo la impotencia, la rabia y la desmoralización. Es previsible que aumenten los conflictos. Es fácil que crezca en algunos el egoísmo y la obsesión por la propia seguridad.
Pero también es posible que vaya creciendo la solidaridad. La crisis nos puede hacer más humanos. Nos puede enseñar a compartir más lo que tenemos y no necesitamos. Se pueden estrechar los lazos y la mutua ayuda dentro de las familias. Puede crecer nuestra sensibilidad hacia los más olvidados.
También nuestras comunidades cristianas pueden crecer en amor fraterno. Es el momento de descubrir que no es posible seguir a Jesús y colaborar en el proyecto humanizador del Padre sin trabajar por una sociedad más justa y menos corrupta, más solidaria y menos egoísta, más responsable y menos frívola y consumista.
Es también el momento de recuperar la fuerza humanizadora que se encierra en la eucaristía cuando es vivida como una experiencia de amor confesado y compartido. El encuentro de los cristianos, reunidos cada domingo en torno a Jesús, ha de convertirse en un lugar de concienciación y de impulso de solidaridad práctica.
Hemos de sacudir nuestra rutina y mediocridad. No podemos comulgar con Cristo en la intimidad de nuestro corazón sin comulgar con los hermanos que sufren. No podemos compartir el pan eucarístico ignorando el hambre de millones de seres humanos privados de pan y de justicia. Es una burla darnos la paz unos a otros olvidando a los que van quedando excluidos socialmente.
La celebración de la eucaristía nos ha de ayudar a abrir los ojos para descubrir a quienes hemos de defender, apoyar y ayudar en estos momentos. Nos ha de despertar de la «ilusión de inocencia» que nos permite vivir tranquilos, para movernos y luchar solo cuando vemos en peligro nuestros intereses. Vivida cada domingo con fe, nos puede hacer más humanos y mejores seguidores de Jesús. Nos puede ayudar a vivir con lucidez cristiana, sin perder la dignidad ni la esperanza.
José Antonio Pagola
13 Tiempo ordinario – C (Lc 9,51-62)
FECHA     30/06/2019
PAÍS     
CÓMO SEGUIR
A JESÚS
Jesús emprende con decisión su marcha hacia Jerusalén. Sabe el peligro que corre en la capital, pero nada lo detiene. Su vida solo tiene un objetivo: anunciar y promover el proyecto del reino de Dios. La marcha comienza mal: los samaritanos lo rechazan. Está acostumbrado: lo mismo le ha sucedido en su pueblo de Nazaret.
Jesús sabe que no es fácil acompañarlo en su vida de profeta itinerante. No puede ofrecer a sus seguidores la seguridad y el prestigio que pueden prometer los letrados de la ley a sus discípulos. Jesús no engaña a nadie. Quienes lo quieran seguir tendrán que aprender a vivir como él.
Mientras van de camino, se le acerca un desconocido. Se le ve entusiasmado: «Te seguiré adonde vayas». Antes que nada, Jesús le hace ver que no espere de él seguridad, ventajas ni bienestar. Él mismo «no tiene dónde reclinar su cabeza». No tiene casa, come lo que le ofrecen, duerme donde puede.
No nos engañemos. El gran obstáculo que nos impide hoy a muchos cristianos seguir de verdad a Jesús es el bienestar en el que vivimos instalados. Nos da miedo tomarlo en serio porque sabemos que nos exigiría vivir de manera más generosa y solidaria. Somos esclavos de nuestro pequeño bienestar. Tal vez, las crisis económicas nos podrían hacer más humanos y más cristianos.
Otro pide a Jesús que le deje ir a enterrar a su padre antes de seguirlo. Jesús le responde con un juego de palabras provocativo y enigmático: «Deja que los muertos entierren a sus muertos, tú vete a anunciar el reino de Dios». Estas palabras desconcertantes cuestionan nuestro estilo convencional de vivir.
Hemos de ensanchar el horizonte en el que nos movemos. La familia no lo es todo. Hay algo más importante. Si nos decidimos a seguir a Jesús, hemos de pensar también en la familia humana: nadie debería vivir sin hogar, sin patria, sin papeles, sin derechos. Todos podemos hacer algo más por un mundo justo y fraterno.
Otro está dispuesto a seguirlo, pero antes se quiere despedir de su familia. Jesús le sorprende con estas palabras: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no es apto para el reino de Dios». Colaborar en el proyecto de Jesús exige dedicación total, mirar hacia adelante sin distraernos, caminar hacia el futuro sin encerrarnos en el pasado.
El papa Francisco nos ha advertido de algo que está pasando hoy en la Iglesia: «Tenemos miedo a que Dios nos lleve por caminos nuevos, sacándonos de nuestros horizontes, con frecuencia limitados, cerrados y egoístas, para abrirnos a los suyos».
José Antonio Pagola
Protomártires de Roma
FECHA     30/06/2019
PAÍS     
Al día siguiente de la solemnidad de los Apóstoles Pedro y Pablo, recordamos a los cristianos de Roma a quienes el emperador Nerón hizo conducir a 12 muerte en los jardines del Vaticano, luego de haberles hecho responsables del incendio que había asolado la Ciudad en julio del año 64. El historiador Tácito (120) da cuenta en sus Anales de la muerte de «esas gentes a las que el vulgo denominaba cristianos, por el nombre de un tal Cristo que había sufrido el suplicio bajo Tiberio por parte del procurador Poncio Pilato». Eran, según dice el mismo, «una inmensa multitud». Su muerte «fue organizada como una diversión. Unos, cubiertos con pieles de fieras, fueron desgarrados por perros; otros fueron izados a cruces en las que, al caer el día, se convirtieron en antorchas Y¡ vas, a fin de iluminar la noche. Nerón había ofrecido sus jardines para semejante espectáculo. Facilitaba juegos en el circo, mezclándose entre la multitud, vestido de conductor de carrozas o bien tronando sobre su vehículo. Por eso, aun cuando estas gentes fueran unos culpables dignos de los últimos suplicios, uno se sentía lleno de compasión al ver cómo eran inmolados no para el bien público, sino por crueldad de uno solo». Todo hace suponer que el apóstol San Pedro fue uno de los crucificados en esta noche atroz, puesto que su cuerpo se hallaba depositado en la ladera de la colina vaticana.
  JUNIO
  Día 1 San Justino  
  Día 2 Ascensión del Señor – C (Lc 24,46-54)  
  Día 2 San Marcelino y San Pedro  
  Día 3 San Carlos Luanga y compañeros Mártires de Uganda  
  Día 4 San Francisco (Ascanio) Caracciolo   
  Día 5 San Bonifacio  
  Día 6 San Marcelino Champagnat  
  Día 7 Beata Ana de San Bartolomé  
  Día 8 San Eutropio  
  Día 9 PENTECOSTÉS - C  
  Día 9 San Efrén  
  Día 10 Nuestra Señora del Salz  
  Día 10 Santa Margarita de Escocia  
  Día 11 San Bernabé  
  Día 12 San León III  
  Día 13 Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote  
  Día 13 San Antonio de Padua  
  Día 14 San Eliseo, profeta  
  Día 15 Santa María Micaela del Stmo. Sacramento  
  Día 16 Santa Lutgarda  
  Día 16 SANTÍSIMA TRINIDAD  
  Día 17 San Gregorio Barbarigo  
  Día 18 Santos Ciriaco y Paula  
  Día 19 San Romualdo  
  Día 20 San Silverio  
  Día 21 San Luis Gonzaga  
  Día 22 San Paulino de Nola  
  Día 22 Santo Tomás Moro  
  Día 23 San José Cafasso  
  Día 24 Nacimiento de San Juan Bautista  
  Día 25 San Guillermo de Vercelli  
  Día 26 José Mª Escrivá  
  Día 26 San Pelayo  
  Día 27 San Cirilo de Alejandría  
  Día 27 Nuestra Señora del Perpetuo Socorro  
  Día 28 Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús  
  Día 28 San Ireneo  
  Día 29 San Pedro y San Pablo  
  Día 29 Inmaculado Corazón de María  
  Día 30 Protomártires de Roma  
  Día 30 El Cuerpo y la Sangre de Cristo – C (Lc 9,11-17)  
  Día 30 13 Tiempo ordinario – C (Lc 9,51-62)  
 Este mes además...
2019 ~ junio
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
<<Anterior  --  Siguiente >>
Desarrollado por 3emultimedia ® 2011